Dos casos en los que hombres borraron de la historia a mujeres científicas excepcionales

Rosalind Franklin: la científica a la que dos hombres le hurtaron sus descubrimientos

Quién. La biofísica Rosalind Franklin (Reino Unido, 1920-1958).

Cómo fue silenciada. Sus descubrimientos en el campo del ADN dieron lugar a uno de los avances científicos más importantes del siglo XX: la Fotografía 51, una muestra nítida de la estructura de doble hélice del ADN. Sin embargo, tal y como explica Marisa Kohan en su artículo ‘Mujeres que cambiaron la ciencia, aunque no te suenen sus nombres’, durante muchos años fueron los científicos James Watson y Francis Crick los que se adjudicaron tal descubrimiento como propio, llevándose todo el mérito e incluso el Premio Nobel de Medicina y Fisiología en 1962. El descubrimiento pasó a la historia como “la hélice de Watson” y Rosalind Franklin murió (a los 37 años) a causa de un cáncer provocado por sus largas exposiciones a la radiación sin recibir el reconocimiento que merecía. Años después del fallecimiento de la biofísica, James Watson confesó que ganó el Nobel gracias a los hallazgos de Franklin, la verdadera descubridora de la Fotografía 51. En la imagen, Rosalind Franklin fotografiada en 1955.

 

 

 

 

Ada Byron: pionera matemática olvidada

Quién. Ada Byron (Reino Unido, 1815-1852), única hija legítima del poeta Lord Byron, fue la primera programadora matemática de la historia.

Cómo fue silenciada. Basándose en una conferencia del matemático Charles Babbage, Ada Byron describió la máquina analítica de Charles Babbage y elaboró un lenguaje de programación matemática que hoy es considerado como el primer programa de ordenador. Convirtiéndose así en el primera programadora matemática de la historia. Sin embargo, no fue reconocida como tal por ser mujer. Tuvieron que pasar casi 130 años después de su muerte para que la historia hiciera justicia con ella. Ocurrió en 1979, cuando el Departamento de Defensa de los Estados Unidos creó un lenguaje de programación basado en Pascal llamado ADA en honor a Lady Byron. Fue el primer reconocimiento a su labor tras su muerte. Este lenguaje se utiliza actualmente en la industria aeroespacial, militar y nuclear y ha influido en lenguajes posteriores. La matemática murió con solo 37 años (por cáncer de útero) antes de que su trabajo fuera valorado. En la imagen, un retrato de Ada Byron.

 

 

 

 

Fuente: https://elpais.com/elpais/2018/02/26/album/1519649002_373020.html#foto_gal_7